/ / / 15 EL DIABLO

15 EL DIABLO

31,00

Descripción

El Diablo no es sólo el mal, sino que la tradición más bien lo ha relacionado con la estupidez y la ignorancia, así como con la mediocridad y la tibieza. El Diablo representa a la energía sexual y a la pasión o fuego interno, magnetismo, deseos.

Ideas claves

• Arquetipo: lo oscuro y animal del ser humano. El abismo interior.
• Lección: reconocer los aspectos internos más oscuros, eliminar las proyecciones. Vencer las tentaciones basados en verdades y no en temores.
• Meta: autoconocimiento. Liberación de las adicciones.
• Disposición psico-emocional: dependencia, esclavitud. Atadura a lo material. Sentirse atrapado por el deseo, la ambición y los sentimientos oscuros.

Principio

El ser, en su desarrollo, avanza en el camino y se enfrenta a los niveles más recónditos de sus apegos, al mundo de la apariencia; descubre la raíz de su propia «sombra» envuelta en pasión hacia la forma material. Sólo así comprende que el mundo que vive es creado, es una mentira y finalmente supera la incongruencia, canalizando la fuerza que lo conducirá hacia la luz.

Como situación

En esta circunstancia los sentidos nos engañan, especialmente porque solemos pensar que no existe nada más que lo que percibimos. Dentro de esta concepción, nos atamos a lo material, lo tangible, y llegamos a depender de ello. El poder del ego, el dinero, los placeres, se convierten en norte para quienes viven ese autoengaño. Junto a esas energías, sus asociadas -la envidia, la mezquindad, la ira, la mentira, la opresión, el poder- se convierten en medios lícitos en función de metas ilusorias.

En física, los opuestos se atraen; en metafísica, se atraen las energías iguales, de tal manera que tu sombra atrae a gente sombría, lo que llamamos «personas negativas». De ellos sólo puedes esperar conflicto, venganza, ataques y dificultades a nivel material, mental y espiritual. No hay luz sin sombra. Más aún, la sombra existe como consecuencia de la luz.

De igual manera no existe el bien sin el mal, la pureza sin la corrupción. Reconocer lo sombrío de tu entorno te permite conocer de qué eres capaz y cuándo actuar para equilibrarte internamente, reconocer esa parte oscura para poder transformarla y sanarla. El proceso de sanar comienza con el reconocimiento no sólo de los síntomas, sino de las causas de la falta de salud. Igualmente, conociendo el mal como algo posible y «normal», serás menos víctima de tus propios instintos, tanto como de engaños, mentiras, manipulaciones y sometimiento.

Como persona

No posee disposición a vencer la oscuridad, no reconoce que es un ser de luz, entonces no es capaz liberarte de las cadenas que la atan. No presta atención a las energías nefastas que la rodean. La ignorancia, una de las mayores debilidades del ser humano, la conduce a negar su sombra y a disfrazarla. Sin reconocerla y darle una salida a esa energía, está atrapada sin posibilidad de escape. Al no ser capaz de enfocar lo oscuro de su vida, su entorno nefasto y lleno de bajas motivaciones, se está lesionando a sí mismo. Si revisa sus motivaciones, analiza hasta dónde es capaz de llegar para lograr sus deseos, podrá recuperar su paz interior perdida.

Afirmación

Reconozco mi oscuridad interior, ese lado oscuro de mi ser, la sombra de mi personalidad que tanto me ha costado reconocer y admitir. Ahora enfrento esa sombra y la reconozco como parte de mí. Sin embargo no soy yo, pues yo soy luz. Reconozco mis aspectos oscuros y aprendo de ellos para poder transcenderlos. Permito que la luz se manifieste aquí y ahora.

Análisis

El demonio, en forma de macho cabrío Bafomet, está sentado en una piedra cúbica, reducida a la mitad de su volumen, en sentido longitudinal, para simbolizar conocimientos parciales, lo carnal, lo visible. La mano abierta es el poder y fuerza, que sugiere que el fin justifica al medio; la antorcha, el arma implacable que aplasta todo resistencia sin misericordia. Bafomet, es la antístesis del cordero de Dios, el hombre sometido al instsinto y a la degradación; polo opuesto de lo que pide el cordero, el hombre inspirado por la divina inteligencia, en vías de obtener la liberación. El diablo, demonio, bafomet son mara el gran seductor de las religiones EXOTERICAS de Oriente, que tienta al hombre enfrentado por su Dharma o deber moral. El macho cabrío es hermafrodita, autosuficiente, ególatra; posee mamas de mujer y falo o pene de hombre, sus caras y sus patas son de cabra. El número XV tiene relación con la sexual, el cinco es el número del sexo y de los sentidos, y el uno del falo erecto o primera causa 15=3 x 5 y el tres simboliza los genitales. En la invocación de los que practican la Magia Negra es frecuente la aparición del diablo en forma de macho cabrío o asno, ambos, símbolo del deseo carnal. La carta simboliza la orgía sexual, la magia negra, la misa negra, el dominio de lo físico, material y carnal sobre lo espiritual, lo que no es liberación, sino otra forma de esclavitud ya que todo lo compulsivo es esclavitud. El pentáculo invertido, una estrella de cinco puntas, es símbolo de Bafomet, antítesis de cordero. Mara es el equivalente budosta del Satanás de los cristianos. En la invocación magica se emplean entre otras cosas, el círculo, el pentagrama, la espada y un manto. Crowley, consiguió en numerosas ocasiones invocar y hacer materializar un sin fin de figuras astrales. El círculo o cero significa todo y nada, lo infinito, la espada la vara mágica de poder del mago y el manto una prenda protectora del mago.

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “15 EL DIABLO”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.