/ / / 18 LA LUNA

18 LA LUNA

37,00

Descripción

Esta carta, la Luna es profundamente simbólica, aunque siempre en forma negativa, cambia al hombre a una mayor aplicación en la búsqueda de la verdad. La Luna simboliza el proceso de adentrarse en lo más profundo del alma, es un periodo de pruebas.

Ideas claves

• Arquetipo: la noche. La penumbra. El inconsciente.
• Lección: cruzar la penumbra sin caer, sin dejarse vencer por el miedo. Penetrar en el misterio para desentrañarlo.
• Meta: revelación de la luz. Encuentro de la verdad. Superación de las pruebas emocionales.
• Disposición psico-emocional: sensibilidad creativa. Dualidad. Intuición. Profundidad. Aspectos Yin de la personalidad.

Principio

La materia y todo cuanto existe en el universo es mental, incluso nuestro cuerpo son ideas cristalizadas al igual que los mundos son las ideas cristalizadas y objetivadas de la mente universal de la cual formamos parte. Pero la mayoría de esas ideas son inconscientes. Como situación No hay cuerpo celeste más inspirador que la luna, pero tampoco más desconcertante y ambiguo. Las situaciones representadas por La Luna tienen dos caras: una luminosa, otra sombría. Así es nuestra mente: dual. Presta atención a las motivaciones inconscientes que inspiran al ambiente o las personas involucradas. Entre ellas las relaciones se hacen precarias, tirantes y priva la manipulación, el engaño y las traiciones. Se trata de un período inestable, lleno de rincones oscuros e inciertos, dobles mensajes y falsas apariencias. Como La Luna, la situación que vives tiene dos caras. La luna es la compañera de la poesía y el amor, pero lo es también de los conjuros y las conspiraciones. Por otra parte, es habitual que confrontemos situaciones donde una gran satisfacción, una emoción noble y desbordante o una profunda inspiración, se vean acompañadas por competencia, luchas silenciosas y ataques subrepticios. Conciente de esto, saca el mayor provecho posible a la parte luminosa de la situación que vives. Reconoce al enemigo potencial o declarado, que puedes ser incluso tú mismo.

Como persona

Se trata de una persona cambiante, emocional, pero sensible. Tiene una faceta encantadora y otra sombría. Se le dificulta ver claramente las circunstancias reales. Junto a situaciones estimulantes y llenas de delicadeza, puede vivir tensiones, enemigos que asechan, amenazas y conflictos.
Si se trata de un creativo, lo es en abundancia, por lo cual será aficionado a las expresiones artísticas. En ese campo encontrará un gran desarrollo. Pero también puede ser una persona competitiva e inconstante.

Afirmación

Ahora me sereno y veo hacia mi interior para reconocer mis emociones más luminosas, pero también mi propia sombra. Mi inspiración, sentimientos y creatividad se estimulan cada vez más. Reconozco lo ambiguo de las situaciones. No lucho, sólo las observo e identifico para poder superarlas.

Análisis

Un perro y un lobo o un chacal, cada uno a un lado del sendero, están aullando a la Luna que ilumina el camino que pretende seguir un crustáceo, saliendo del agua. Para llegar al fin de la trayectoria proyectada, el crustáceo se verá obligado a pasar primero entre el lobo y el perro, luego entre las dos torres. El perro y el lobo se expresan por el aullido, su miedo por el atrevimiento del crustáceo, el hombre, evolucionado del lodo y del fango, a través de millones de años y que pretende conocer el misterio del mundo astral, pasando por los peligros del viaje astral, por el umbral de la muerte, cuando aun está en vida. La luna, viendo que el hombre no ha alcanzado el autodominio -ni eliminado lo bestial y primitivo de su naturaleza- llora como virgen entristecida por la presunción del ignorante. La carta simboliza el progreso espiritual, la clarividencia, el mundo de los sueños, el mediumnismo, el viaje en el tiempo y el espacio, la proyección del cuerpo astral o bilocación.

El hombre es el crustáceo que se atreve a seguir el sendero iluminado hasta su fin, la muerte, para descifrar el misterio antes de morir. La luna rige la noche, piscis en las profundidades. Las torres simbolizan el umbral de la muerte, el perro simboliza la naturaleza sojuzgada por el hombre, el lobo la naturaleza libre como fue creada. El cuerpo astral es el doble etereo o doppelganger, contraparte del cuerpo físico con el cual coincide bajo condiciones normales, ha recibido diversos nombre pero ni es el alma, si no, su vehiculo, como el cuerpo físico es un vehículo para la unión de materia y mente.

Durante las horas de vigilia, cuando predomina el consciente, el cuerpo astral coincide con el cuerpo físico pero durante el sueño, en trance, síncope, desvanecimiento y bajo el efecto de un anestésico general, cuando predomina el inconsciente, el cuerpo astral se separa del físico y flota sin control encima de éste, constituyendo una proyección involuntaria. El individuo puede abandonar el cuerpo físico, proyectando su cuerpo astral a voluntad, conservándose consciente en el astral, viajando a donde quiera y volviendo cuando quiera, en este estado es capaz de ver el cuerpo físico desde fuera, y el cordón de plata que une físico y astral.

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “18 LA LUNA”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.