/ / / / 7 EL CARRO INVERTIDO

7 EL CARRO INVERTIDO

16,00

Descripción

Si esta carta aparece invertida

Algo puede estar frenando o desviando tus proyectos. Admite hasta qué punto permites que esto suceda, lo propicias o lo aceptas. Tal descontrol puede darse de manera inconsciente, por ejemplo, asignándole responsabilidad a alguien que «jale el freno» o embarcándote en empresas imposibles. Revisa esto y date permiso al éxito. Enfócate y mantén el rumbo.

Invertido, el carro sugiere todo lo contrario: estás sintiendo una falta de control en tu vida. Fuerzas opuestas a tu voluntad te han hecho tambalearte y te sientes a su merced. Además, notas que estás siendo arrastrado en cualquier dirección que el destino ha decidido llevarte sin contar con tu opinión. Por lo tanto, si eres alguien a quien le gusta tener control sobre tu destino y saber a dónde te diriges, este es el momento de tensar las riendas y ser más disciplinado en lo que estás haciendo.

Mientras que la sensación de pérdida de control puede ser desmoralizante, la clave es enfocarse en las áreas de tu vida que sí están bajo tu control e ignorar las que no puedes cambiar. Si no puedes hacer nada al respecto de algo, ignóralo. En su lugar, centra tus energías en lo que está en tus manos y sácales el máximo partido. Necesitas sentirte como si tuvieras al menos alguna dirección, control sobre algo, porque en la actualidad te has estado sintiendo zarandeado y arrastrado por el destino.

Hay dos tendencias asociadas al carro invertido: o la impulsividad que conduce al descarrilamiento o la inercia que conduce al estancamiento. Ambos extremos son destructivos y ninguno de ellos te lleva al logro de tus sueños. Revisa en cuál de los dos extremos te encuentras y haz algo para corregirlo. En ese caso, la persona pone una barrera para protegerse del mundo. Puede ser violenta y dominante o simplemente evade o ignora, pero es igualmente agresiva (del tipo agresivo-pasivo).

Consejo ¿Qué hacer?

Ten presente que quien se siente «bloqueado» debe buscar la manera de comunicarse, sin sentirse vulnerable, y ver que aquello que consideraba una amenaza es sólo una prueba que lo hará más fuerte. Quien logra el control sobre sí mismo, controlará las situaciones. No te estanques, pero actúa con cautela y sobre terreno firme. No esperes que los demás hagan los cambios necesarios, ni aguardes inútilmente a que los cambios ocurran por sí solos: haz algo para ponerlos en marcha. No pongas una barrera entre tu entorno y tú. Sé prudente en tus tratos con los demás a fin de no poner en juego tu estabilidad, pero tampoco busques excusas para arrasar con los derechos de otros.

Busca tu equilibrio. La tendencia a los extremos no conlleva más que dolor e inestabilidad. Recupera el control sobre tus emociones y sobre tus pensamientos. Busca tu centro y tu paz interior. He allí el principio de una vida plena de realizaciones.

La mayoría de las veces no sabemos realmente cuál es la meta. Sólo creemos saber. Vamos en pos de algo y en el camino hay situaciones que nos desvían, nos hacen cambiar de rumbo o «tomar atajos» hasta terminar en un lugar completamente diferente del que inicialmente era nuestra meta. Otras veces vamos en la dirección planeada pero al llegar entendemos que nuestra meta no es como esperábamos que fuera. Un ejemplo histórico lo tenemos en el viaje de Colón. Esto sucede porque nuestra mente temporal, nuestros conceptos y el ego, nos hacen creer que sabemos hacia dónde vamos. Pero la realidad no siempre, o casi nunca, es tal como la imaginamos.

El «guerrero» nunca dice «yo sé», sino «yo creo saber» y va hacia donde siente que debe ir. Si logra un objetivo diferente al buscado, no se disgusta ni se considera derrotado, acepta que se enfrenta a un nuevo reto y trata de sacar el mayor provecho posible. Se entrega a las manos amorosas que lo conducen desde lo alto y se adapta a lo nuevo, lo más pronto posible, para aprender lo que debe aprender y poder seguir camino.

No te disperses. Al dispersarte pierdes energía. Asume tus decisiones con firmeza y valor pero, ante todo, cerciórate de que tomas esas decisiones con sabiduría y en perfecta paz interior, sin que interfieran tu impaciencia o la opinión e intereses ajenos. Entre tanto, fluye con los acontecimientos, sigue las señales que recibes, manteniendo tu espíritu libre y confiado.

El Carro te advierte:

Te ha estado fallando el esfuerzo de tu fuerza de voluntad sobre algo, muy probablemente por estar aplicando tu energía sobre cosas que no puedes afectar. Es decir, de nada sirve que gastes toda tu energía empujando una montaña: no la vas a mover.

El carro Invertido puede ser signo de tu colapso bajo presión. Tu agresión está siendo canalizada en la dirección equivocada, siendo brusco con otras personas, furibundo con en el destino y con las circunstancias externas. Esto es una completa pérdida de energía y recursos. Deja de aferrarte a ideas, hábitos, personas y objetos que no te están recompensando y sigue adelante con lo que funciona.

Por último, El Carro en la posición invertida también puede sugerir que estarías más cómodo dejando ir tu necesidad de controlarlo todo. Por lo tanto,  ábrete a la espontaneidad y a las nuevas experiencias, incluso si no está alineado con el plan original que trazaste. No tengas miedo de dejar que alguien guíe por un período de tiempo y te lleve a nuevas aventuras. ¡No siempre tienes que estar en el asiento del conductor!

Respuestas de la carta El Carro invertido a las tres grandes preguntas

Prácticamente todo el mundo se pregunta por estas tres grandes áreas de la vida: el amor, la salud y el dinero o trabajo. Si se tratara de una tirada de una única carta y el consultante pregunta por una de estos asuntos, esto es lo que deberíamos responder si sale este arcano.

El Carro invertido en el amor

Así como el Carro inspiraba la decisión, el Carro invertido es la monotonía y falta de originalidad en la pareja. Has caído en la rutina, tu relación está en un viaje aburrido y empiezas a cuestionarte el rumbo que sigue.

El Carro invertido en la salud

Estás en peligro de recaer en alguna enfermedad ya superada. Por otro lado, El Carro invertido advierte de tener que prestar especial atención a los niños a tu cargo.

El Carro invertido en el trabajo

En este caso, advierte de falta de objetividad y de fuerza en los nuevos proyectos y en las relaciones con sus compañeros de trabajo. Traición por envidias. Además, posible ruina, despilfarro o gastos imprevistos.

No estás tirando del carro con suficiente fuerza y decisión. Estás haciendo el camino sin ninguna ilusión y eso está envenenando tus relaciones laborales, tu implicación en proyectos… la envidia de otros por estar en la posición en que estás y no apreciarlo va a ocasionar traición. Por lo tanto, anda con cuidado. Pueden venir gastos imprevistos o despilfarrar por estar intentando desesperadamente recuperar emoción en tu vida por medio de estímulo externo.

Ver El Carro en posición normal

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “7 EL CARRO INVERTIDO”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.